La discusión por el Fondo del Conurbano


Planificación Urbana y Desarrollo Sustentable

La cuestión de la distribución de los ingresos tributarios siempre fue y es generador de discusiones que vienen desde los inicios de la organización política de nuestro país: un centro fuerte que genera una mayor riqueza pero recibe una  menor parte y un interior débil que recibe más para compensar su falta de desarrollo económico. Actualmente, el Gran Buenos Aires se suma a la discusión por la quita de topes al Fondo del Conurbano y vuelve a estar en agenda la distribución de la masa coparticipable.

¿Qué es el Fondo del Conurbano?

En el año 1992 se sancionó la Ley N° 24.073 que creó el Fondo de Financiamiento de Programas Sociales en el Conurbano Bonaerense con el objetivo de solventar la ejecución de obras de infraestructura básica y social para la región del Conurbano. El mismo se financiaría mediante el 10% de la recaudación del Impuesto a las Ganancias.

Junto con el Fondo del Conurbano, también se creó el Fondo de Infraestructura Básica Social, compuesto por el 4% del Impuesto a las Ganancias y distribuido según el índice de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI). A pesar de que la Provincia de Buenos Aires tenía un tercio de los hogares con NBI del país, no formaba parte de este segundo fondo.

En el año 1996, cuando debió discutirse la continuidad del Fondo del Conurbano y ante la presión de los gobernadores del interior, se fijó mediante la Ley 24.621 un tope para el Fondo del Conurbano: 650 millones de pesos. El resto del 10% coparticipable del Impuesto a las Ganancias sería redistribuido entre las demás provincias según los mismos criterios de la Ley de Coparticipación Federal N° 23.548 del año 1987. Este congelamiento lleva a que en el año 2015 la provincia de Buenos Aires sea la segunda provincia que menos recursos reciba, sólo por encima de Tierra del Fuego.

¿Cómo se distribuye actualmente el Fondo del Conurbano entre las Provincias?

Si se considera el 14% del Impuesto a las Ganancias que se coparticipa y, según las estimaciones para el año en curso, incluso Tierra del Fuego recibirá más fondos que Buenos Aires ($856 millones). Si se analiza la distribución per cápita proyectada,Tierra del Fuego su ubica en primer lugar con más de $6.700 por habitante mientras que Mendoza queda en un segundo lugar con algo más de $2.000 por habitante y la provincia de Buenos Aires recibirá sólo $42 por habitante.

comparaciones-provincias

Fuente: elaboración propia en base a Proyecto de Ley expediente S-2537/16

El debate actual

fdc-i

En el año en curso, el Impuesto a las Ganancias recaudará aproximadamente $500.000 millones. Los $650 millones que se le otorgan al Fondo del Conurbano, lejos del 10% con el que se pensó en su momento, alcanza tan sólo al 0,13% del total del Impuesto y el 1,3% de lo que le correspondería actualmente. Estos $50.000 millones son los que se reclaman en los tres proyectos de ley que se presentaron en la Cámara de Senadores de la Nación durante julio y, debido a las resistencias de los senadores del resto de las provincias, en la demanda que presentó el gobierno de la provincia de Buenos Aires el 1° de agosto en la Corte Suprema de Justicia de la Nación que incluye un pedido de retroactivo con intereses por los periodos fiscales 2011 – 2015, una cifra cercana a los $250.000 millones. Si a esta cifra se suma los $50.000 millones que se reclaman para el ejercicio actual, la cifra rondaría los $300.000 millones, una cifra apenas inferior al total del presupuesto provincial del corriente año: $354.244 millones.

Recientemente, además, desde el bloque del Frente para la Victoria de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires, se presentó un proyecto de ley para la creación del “Fondo para el Desarrollo Social del Gran Buenos Aires” con el fin de que el actual Fondo del Conurbano sea destinado directamente a la población con necesidades insatisfechas de diversos municipios del conurbano bonaerense, entre los que se encuentra Lanús. De este modo, el “Fondo para el Desarrollo Social del Gran Buenos Aires” permitiría el desarrollo de políticas públicas prioritarias en aquellos municipios que concentran los mayores niveles de vulnerabilidad conforme a resultados del Censo Nacional de Población y Vivienda.

Más allá que quede expuesta la conflictiva situación de la provincia frente al resto del país por los fondos coparticipables, la discusión no debe agotarse en este punto si se quiere construir una provincia sustentable. Entre otras cuestiones, debe tenerse en cuenta la estructura sumamente regresiva del sistema tributario provincial, donde las tres cuartas partes del financiamiento lo constituyen el Impuesto a los Ingresos Brutos y el Impuesto Inmobiliario sólo alcanza el 5,86%.

Facebook
Twitter
Instagram
YouTube
LinkedIn